“Los Precios Acordados que han sido establecidos en la presente Resolución, deben ser exhibidos en todos los establecimientos comerciales donde sean expendidos dichos productos y marcados en los mismos, conforme al ordenamiento jurídico vigente”, reseña la Gaceta.

La revisión de estos precios se hará conforme a lo indicado en el artículo 10 de la Ley Constitucional de Precios Acordados, que lo estipula de manera periódica según su naturaleza.

La mayoría de los precios era los que ya se mostraban en anaqueles y vitrinas de supermercados, abastos, panaderías y otros establecimientos. La cesta de consumo con estos 25 bienes suma un total de Bs 114,9 millones o BsS 1.149, que representa 63,83% del nuevo salario mínimo de BsS 1.800 que entrará en vigencia el 1° de septiembre.

El gobierno retomó en junio las mesas de trabajo con representantes del sector agroindustrial para establecer precios a los  bienes de primera necesidad del llamado Plan 50, pero un mes después las reuniones quedaron en un limbo ante la imposibilidad de fijar precios en un contexto hiperinflacionario.

La economía venezolana presenta una fuerte escasez de productos y servicios, un aparato productivo trabajando a 22% de su capacidad y una hiperinflación acumulada a julio de 10.664% y que podría terminar 2018 en 1.000.000%, según estimaciones del Fondo Monetario Internacional.

La definición de precios de los 25 productos listados se concretó tras el anuncio presidencial -el 13 de agosto- de un programa de recuperación y crecimiento, que incluye el anclaje de los precios de la economía ahora denominados en bolívares soberanos al petro (unidad de cuenta), y un tipo de cambio único cuyo valor se fija en las subastas del Dicom.

De igual manera, el ordenamiento jurídico establece: “el incumplimiento de los Precios Acordados que han sido establecidos, será sancionado de conformidad con lo previsto en la Ley Constitucional de Precios Acordados, en concordancia con el Decreto con Rango, Valor y Fuerza de la Ley Orgánica de Precios Justos, hasta tanto se cree el Sistema Integrado de Seguimiento y Control para el Abastecimiento Soberano y Cumplimiento de la Política de Precios”.