El escepticismo prima entre empresarios y comerciantes de San Antonio y Ureña, tras el anuncio el pasado viernes del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, sobre el lanzamiento de un nuevo cono monetario en julio y que la Zona Económica Especial Fronteriza debe comenzar a operar con la nueva criptomoneda petro.

El empresario fronterizo y expresidente de Fedecámaras en San Antonio, José Rozo, expresó su preocupación por la falta de infraestructura necesaria para hacer este tipo de transacciones, recordando que las casas de cambio fronterizas fueron eliminadas por el gobierno de Nicolás Maduro hace ya unos tres años atrás.

“Habría que ver de qué manera se hace la implementación, porque el cierre de estos operadores cambiarios ha sido una de las principales causantes de la fuga del dinero venezolano a Colombia, por lo que sería de esperar que se devolviera la operatividad a los cambistas de San Antonio y Ureña para dar una oportunidad a la recuperación económica de la frontera”, señaló.

Rozo pone en duda que las transacciones con esta moneda virtual puedan llevarse a cabo en el día a día de los habitantes fronterizos, sobre todo, en temas como el pago de combustible.

Por su parte, frente a la nueva familia de billetes con tres ceros menos, el economista Aldo Contreras apuntó que el lanzamiento de un nuevo cono monetario lejos de disminuir la práctica del contrabando de billetes venezolanos hacia Cúcuta, podría mas bien incentivarla.

“Venezuela anuncia un nuevo cono monetario, sin afrontar el problema estructural que es la emisión de dinero inorgánico, lo que no va a resolver el problema estructural de la hiperinflación, ni la escasez; y mucho menos va a resolver el problema del contrabando de billetes”, aseguró.

Según Contreras, éste nuevo cono monetario venezolano se unirá a los dos actualmente en circulación, con un nuevo valor de intercambio en las casas de cambio de Norte de Santander, y pasará a formar parte de las viejas prácticas de compra venta de billetes que se dan en la frontera de Táchira y Norte de Santander.

“Para nadie es un secreto que en Villa del Rosario y Cúcuta el precio del bolívar varía de acuerdo con el tipo de billetes con se efectúe la transacción, los billetes tienen un precio si son nuevos y otro si son viejos, los de menos de 50 bolívares son pagados por mucho menos que los de mayor denominación, y esto mismo sucederá con los nuevos billetes anunciados para junio”, dijo el economista.

Fuente: LaOpinion.com.co