El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, afirmó hoy que tras diez días de aplicación su plan para recuperar la azotada economía del país ha demostrado ser el “camino correcto”, pese a que la oposición sostiene que ha provocado más inflación.

“El Programa de Recuperación Económica ha demostrado en 10 días ser el camino correcto para la recuperación del equilibrio y la estabilidad del país. Anuncio nuevas medidas para avanzar en la reorganización de nuestra economía”, expresó Maduro en su cuenta de Twitter.

De igual forma, señaló que Venezuela está transitando desde un capitalismo “especulativo, caótico y criminal, hacia una economía de equilibrio”. “Vamos a recuperar el rumbo del crecimiento sostenido y sostenible, para darle a nuestro pueblo la suprema felicidad”, agregó.

El mandatario añadió que el próximo martes 4 de septiembre comenzará un período de prueba con el nuevo sistema de cobro de gasolina en 41 municipios fronterizos, dentro del plan para llevar la gasolina más barata del mundo a precios internacionales.

Maduro puso en marcha el 20 de agosto su programa económico con una reconversión monetaria que suprimió cinco ceros al bolívar fuerte e hizo circular una nueva familia de billetes denominada bolívar soberano.

No obstante, aprobó un drástico aumento del salario mínimo nacional, que pasó de 50 a 1.800 bolívares soberanos o el equivalente a 30 dólares, el incremento del impuesto al valor agregado (IVA) de 12 a 16 por ciento, y flexibilizó el control cambiario vigente desde hace 15 años.

Igualmente, anunció un acuerdo con productores sobre los precios de 25 productos de consumo masivo, que aspira que se mantengan inalterados, a pesar de que la hiperinflación sigue su ritmo galopante.

El combustible se cobra actualmente a un precio irrisorio, aún más rezagado con la nueva moneda. Antes costaba seis bolívares fuertes frente al cambio de seis millones de bolívares fuertes o 60 soberanos por dólar. Asimismo, la última vez que los precios de combustible subieron fue en 2016, cuando fueron llevados a los actuales seis bolívares fuertes por litro, una pequeña fracción si se toma en cuenta la tasa de cambio oficial.

El dirigente opositor Andrés Velásquez calificó hoy el programa de “fraude” y dijo que ha causado más inflación y desempleo. “Venezuela es hoy, por ese malestar que hay en el país de desencuentro con estas medidas, lo más parecido a un volcán en erupción”, señaló en una rueda de prensa.